Por los Ibores

Incluímos el plano con la ruta y los diferentes puntos de interés, así como la descripción de la misma. Pinchando en ellos se pueden descargar e imprimir.La ruta por los Ibores es, sin duda, una ruta de diversidad de paisajes. Una ruta por rincones desconocidos que, sin embargo, esconden interesantes secretos por descubrir. Esperamos que disfruten con su recorrido.
 0001 (1)0002 (1)
1.– En este punto nos adentramos en el Valle del Ibor por la cabecera del mismo por el paraje denominado Humilladero. Se puede observar aquí la hermosa Ermita del mismo nombre, construida en el siglo XV en honor a los peregrinos que accedían a Guadalupe desde el norte. Se trata de una de las zonas más hermosas del valle, rodeada por espesos bosques de robles y castaños. Desde aquí parte la pista asfaltada que sube al Pico Villuercas, el de mayor altitud de la zona con 1.600 metros.
2.– Siguiendo carretera, llegamos a la zona del Puente de los Álamos, conocido paso por el río Ibor, ya que por aquí discurre el Camino Real de Madrid a Guadalupe. Merece la pena bajar del coche y acercarse a disfrutar del espectáculo del río desde el puente y del puente mismo.
3.– Llegamos a la primera población que nos encontraremos en esta ruta, Navalvillar de Ibor. Tiene fama en la comarca por sus deliciosos quesos y sus bellos bordados. Si accedemos a la plaza, podremos visitar el museo etnográfico situado en la planta baja del ayuntamiento, dónde se recrea con todo detalle la forma de vida antigua de las gentes del lugar. Situada en un enclave privilegiado, recomendamos la estancia en la misma a aquellos amantes de la naturaleza que deseen descubrir la riqueza natural que la rodea.
4.– Hermosa ruta de senderismo (aprox. 14 km. ida y vuelta) que, partiendo de la población de Navalvillar de Ibor, accede al espectacular Valle del Hospital del Obispo por la ladera de umbría del Camorro de Navalvillar.
5.– Garganta Salóbriga. Espectacular encajonamiento de agua permanente al que puede accederse fácilmente por la antigua carretera que unía Navalvillar con Castañar. Posee un impresionante bosque de ribera en el que podemos encontrar alisos, chopos, loros y acebos.
6.– La segunda población de nuestra ruta es Castañar de Ibor, muy cerquita de la anterior y también situada en un enclave natural privilegiado. En esta población se encuentra el Monumento Natural de las Cuevas de Castañar, de singular rareza geológica por sus formaciones de aragonito. La visita a las mismas, aunque de momento se ha suspendido de forma permanente para poder asegurar su conservación, podrá realizarse en breve de forma virtual, mediante una proyección en 3D, cuando finalicen las obras de ampliación del Centro de Interpretación, situado en la carretera del Camping.
7.– En este punto hablaremos de otra ruta de senderismo (8 km. ida y vuelta) que partiendo de Castañar llega a los milenarios Castaños de Calabazas, declarados Árboles Singulares por la Junta de Extremadura y que acaba en las Chorreras de Calabazas.
8.– Después de visitar Castañar, seguiremos ruta desviándonos por la carretera de Robledollano (cruce situado a la entrada de la población) que nos llevará en primer término hasta el río Ibor justo en el punto dónde el río Viejas desemboca en el mismo y dónde se sitúa una de las piscinas naturales más bellas de la zona muy frecuentada en verano por los lugareños.
9.– Seguimos ruta y a unos 7 km. de Castañar, tomamos el desvío a la derecha que conduce, por una pista asfaltada, a la población de Fresnedoso de Ibor, por el espectacular Valle de Torneros, donde es posible contemplar una umbría de robles y quejigos magnificamente conservados.
10.– Llegamos a la población de Fresnedoso de Ibor, enclavada en un pequeño valle y rodeada de sierras. Su edificio histórico más importante es la iglesia parroquial de San Antonio Abad, de los siglos XV y XVI, con algunos elementos de estilo gótico. Continuamos ruta por la pista asfaltada que enlaza con la carretera a Campillo de Deleitosa y que discurre por la ladera de la Garganta de Descuernacabras.
11.– Una vez en el cruce y girando a la izquierda podremos visitar Campillo de Deleitosa, pequeña población de la comarca que, sin embargo, esconde una singular ruta para realizar andando (unos 7 km.) vinculada con las antigua Herrería y que todavía conserva tramos de su acueducto en perfectas condiciones.
12.– Después de Campillo y atravesando el Collado del Puerto de Valdecañas nos dirigimos hacia la población de Mesas de Ibor, muy cerca otra vez del cauce del Ibor. En sus alrededores podemos observar varios dólmenes que nos hablan de su antigua existencia. También un puente romano sobre el Ibor, así como una fuente de la misma época. Dentro de la población destacan la Iglesia de San Benito Abad de los siglos XVI y XVII y el rollo jurisdiccional del siglo XIII ubicado en la plaza y que confiere a la población la condición de Villa.
 13.– Cruzamos de nuevo en este punto el río Ibor constituyendo este paso, de singular belleza, otra parada obligatoria en nuestra ruta. Desviándonos de la carretera hacia el antiguo puente que cruzaba el río, observaremos todavía otro precioso puente medieval de piedra, el Puente de las Veredas cuya finalidad fue el paso de ganado en la época de la Mesta y situado en plena cañada Occidental Leonesa. Al pie del mismo se puede observar un antiguo molino harinero en perfecto estado de conservación.
Podemos recorrer un tramo por la orilla río arriba encontrándonos con una gran variedad de especies de ribera (alisos, chopos, fresnos, sauces, etc). Si realizamos esta ruta durante la última semana de abril o primeras de mayo, es muy probable que seamos testigos del hermoso espectáculo que supone la subida de miles de barbos remontando el río desde el pantano de Valdecañas, buscando zonas más limpias y frescas para desovar. Increíbles sus saltos contra corriente en las pequeñas cascadas del río.
14.– Seguiremos ruta atravesando Bohonal de Ibor población en la que destaca su Iglesia dedicada a S. Bartolomé y construida a finales del siglo XV, principios del XVI.

15.- Saldremos de nuevo a la carretera Ex-118, de la que nos desviamos en Castañar de Ibor, girando hacia la izquierda para llegar, justo al borde del pantano de Valdecañas y antes de llegar al puente que lo cruza, a uno de los monumentos más singulares de nuestra ruta: las Ruinas Romanas de Augustóbriga, pertenecientes a un templo construido en el siglo II después de Cristo, asentado sobre una plaza fuerte en el pueblo pre-romano de los Vetones. Dichas ruinas estaban ubicadas en la población de Talavera la Vieja, actualmente bajo las aguas del pantano, y eran denominadas “Los Mármoles”, por sus habitantes. Fueron rescatadas piedra a piedra y situadas en esta nueva ubicación para disfrute de todos.

 16.– Desandamos el camino hasta Bohonal y seguimos ahora camino de regreso a Guadalupe sin abandonar la Ex-118. Después de subir una fuerte pendiente de la carretera, nos encontraremos conduciendo sobre una de las singularidades geológicas de la comarca, “las rañas”, se trata de formaciones en altura de aspecto totalmente plano que contras-tan con el paisaje quebrado de crestas cuarcíticas en el que se insertan.

17.- Una vez abandonadas las rañas, la carretera vuelve a serpentear por la ladera de las sierras hacia Castañar de Ibor, pudiendo observar si miramos hacia el fondo del valle y recién abandonada la zona de raña un conjunto de antiguas construcciones que constituyen el pueblo abandonado de La Avellaneda, precursor de Castañar y con una curiosa leyenda que cuenta que el pueblo fue abandonado a causa de la abundancia de las termitas. Todo los años tiene lugar la Romería del Cristo de la Avellaneda desde Castañar.

Anuncios

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: