Por la Jara

Ruta que, como todas las de la comarca, combina naturaleza, paisajes, pueblos, historía y arte. Mostramos en este caso 2 recorridos, uno más largo con salida y vuelta a Guadalupe que recorre todos los pueblos de la Jara y parte de los Ibores y otro alternativo con salida hacia la N-V por la hermosa población toledana de Oropesa.

RECORRIDO POR LA JARA:
1.– En este punto nos adentramos en el Valle del Ibor por la cabecera del mismo por el paraje denominado Humilladero. Se puede observar aquí la hermosa Ermita del mismo nombre, construida en el siglo XV en honor a los peregrinos que accedían a Guadalupe desde el norte. Se trata de una de las zonas más hermosas del valle, rodeada por espesos bosques de robles y castaños. Desde aquí parte la pista asfaltada que sube al Pico Villuercas, el de mayor altitud de la zona con 1.600 metros.

 

2.– Siguiendo carretera, llegamos a la zona del Puente de los Álamos, conocido paso por el río Ibor, ya que por aquí discurre el Camino Real de Madrid a Guadalupe. Merece la pena bajar del coche y acercarse a disfrutar del espectáculo del río desde el puente y del puente mismo.
3.– A la altura del km. 13 desde Guadalupe, tomamos el desvío hacia Navatrasierra. En este punto nos adentraremos en el monte Cubero, propiedad de la Junta de Extremadura, tramo en el que es muy probable observar ciervos y corzos. Este tramo de carretera, desde el inicio, hasta pasada la población de Navatrasierra, nos adentrará probablemente en uno de los espacios de la zona de mayor valor, singularidad, biodiversidad y riqueza ecológica.

 

4.– Una vez que termina el monte Cubero pasaremos a una hermosa y abrupta zona de vegetación autóctona de alcornoques, encinas, quejigos y robles, dejando al fondo y a nuestra izquierda la Garganta Honda.

5.– Según vamos subiendo observaremos de frente la Sierra del Hospital del Obispo, coronada por el Pico Cervales de 1.443 m. de altitud.

6.– Después de culminar el ascenso pasaremos por el primer collado y descenderemos hacia el singular Valle del Hospital del Obispo, donde podremos refrescarnos en la abundante fuente del mismo nombre que encontraremos a pie de carretera y disfrutar del el entorno. Podremos observar también restos del antiguo caserío del Hospital del Obispo (pabellón de caza primero realizado por Pedro I el Cruel y hospital de peregrinos en el Camino Real a Guadalupe después).

 

7.– Una vez abandonado el Valle, comenzaremos a descender de nuevo dejando atrás y a la izquierda el Cancho del Ataque”, a la salida del valle y que debe su nombre a la batalla librada contra los franceses durante la guerra de la independencia en 1808, cuando se dirigían hacia el monasterio de Guadalupe. Por él desciende el arroyo que nace en dicho valle, formando impresionantes caídas de agua. Realizaremos la bajada por uno de los ecosistemas de madroñales mejor conservados de la zona y estaremos muy cerca de las famosas Loreras (bosques en galería de la especie Prunus lusitanica relícticos de la Era Terciaria y que aún se pueden observar en esta comarca).

8.– Siguiendo camino llegaremos Los Horcones, merendero situado en un hermoso paraje en la confluencia de 2 arroyos . Poco después pasaremos por la cabecera del Valle del Guadarranque. En este punto puede tomarse un camino que desciende por todo el valle y que recomendamos a todos aquellos amantes del senderismo y la bicicleta de montaña).

9.–Llegamos por fin a la primera población de nuestra ruta, Navatrasierra de gente acogedora y enclavada en un entorno privilegiado del que ya hemos comentado algunos aspectos. Recomendamos las rutas de senderismo que se pueden realizar por la zona desde esta población.

10.– Salimos de la población y ascendemos hacia el Puerto de Arrebatacapas, que recibe este nombre por el fuerte viento que en ocasiones suele soplar. Podremos observar en lo alto un pequeño altar dedicado a la Virgen de Guadalupe ya que por aquí pasa el camino Real hacia esta población.

11.– Descendemos ahora hacia la población de Carrascalejo. Se observa en lo alto del pueblo la Iglesia de San Mateo con orígenes en el S. XV. A 4 km. del pueblo, en la Dehesa del Marco, se pueden observar restos del Castillo militar del mismo nombre del S. XI. Obra de la arquitectura islámica prácticamente desconocida, del que destacan su portada de herradura flanqueada por dos torres.

12.– Seguimos ruta por campos de cultivo y dehesas hacia Villar del Pedroso. En esta localidad podemos encontrar hasta 6 verracos datados de los siglos III a.C a I d..C. “ dos de ellos podemos observarlos en la localidad y los demás en los alrededores. Destaca el conjunto arquitectónico de la Iglesia de San Pedro y las pinturas del Altar Mayor. Merece la pena visitar también la portada del antiguo Hospital de San Sebastián, de estilo gótico-isabelino, albergue y hospital de peregrinos en el camino a Guadalupe.

13.– Nos desviamos hacia Valdelacasa de Tajo, pudiendo observar a la derecha de la carretera y a unos 3 km. de Villar la Casa de Burguilla, granja –convento del S. XVII perteneciente a los Jerónimos de Guadalupe y actualmente privada. En su ermita se venera la Imagen de Nuestra Señora de Burguilla, sorprende su parecido con la Virgen de Guadalupe.

14.– Ya en Valdelcasa de Tajo encontramos la iglesia Parroquial de la Asunción del S. XV—XVI, bello edificio en el que entran en conjunción varios estilos arquitectónicos. Podemos encontrar también dentro de la población otro verraco de la Edad del Hierro y el monumento denominado Los Cruceros (s. XIX), única serie de cruceros procesionales, o Vía Crucis, con culminación en el Calvario que queda intacto en el ámbito de las tres comarcas. En los alrededores de la población y al norte de la misma, encontramos las ruinas del castillo árabe de Espejel,(S. XI), que junto con el anterior de Carrascalejo y otros que se pueden encontrar en estado ruinoso en la zona constituían una línea de defensa, junto con las sierras detrás, al sur del Tajo de los territorios andalusíes frente al avance cristiano.

15.– Nos dirigimos seguidamente a la población de Garvín, donde podemos visitar las pinturas del Altar Mayor de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción del S. XIV—XV.

16.– En Peraleda de San Román destaca la Iglesia de San Juan Bautista de los S. XVI al XVIII. En los alrededores existieron también una atalaya islámica y un castillo militar hispano-visigodo, pudiendo observarse también 2 yacimientos de arte rupestre, con pinturas y grabados.

17.– Seguiremos ruta hacia Bohonal de Iborpoblación en la que destaca su Iglesia dedicada a S. Bartolomé y construida a finales del siglo XV, principios del XVI.

18.- Saldremos a la carretera Ex-118 girando hacia la derecha para llegar, justo al borde del pantano de Valdecañas y antes de llegar al puente que lo cruza, a uno de los monumentos más singulares de nuestra ruta: las Ruinas Romanas de Augustóbriga, pertenecientes a un templo construido en el siglo II después de Cristo, asentado sobre una plaza fuerte en el pueblo pre-romano de los Vetones. Dichas ruinas estaban ubicadas en la población de Talavera la Vieja, actualmente bajo las aguas del pantano, y eran denominadas “Los Mármoles”, por sus habitantes. Fueron rescatadas piedra a piedra y situadas en esta nueva ubicación para disfrute de todos.

19.– Desandamos el camino hasta Bohonal y seguimos ahora camino de regreso a Guadalupe sin abandonar la Ex-118. Después de subir una fuerte pendiente de la carretera, nos encontraremos conduciendo sobre una de las singularidades geológicas de la comarca, “las rañas”, se trata de formaciones en altura de aspecto totalmente plano que contras-tan con el paisaje quebrado de crestas cuarcíticas en el que se insertan.

20.- Una vez abandonadas las rañas, la carretera vuelve a serpentear por la ladera de las sierras hacia Castañar de Ibor, pudiendo observar si miramos hacia el fondo del valle y recién abandonada la zona de raña un conjunto de antiguas construcciones que constituyen el pueblo abandonado de La Avellaneda, precursor de Castañar y con una curiosa leyenda que cuenta que el pueblo fue abandonado a causa de la abundancia de las termitas. Todo los años tiene lugar la Romería del Cristo de la Avellaneda desde Castañar.

21.– La siguiente población de nuestra ruta es Castañar de Ibor, situada en un enclave natural privilegiado. En esta población se encuentra el Monumento Natural de las Cuevas de Castañar, de singular rareza geológica por sus formaciones de aragonito. La visita a las mismas, aunque de momento se ha suspendido de forma permanente para poder asegurar su conservación, podrá realizarse en breve de forma virtual, mediante una proyección en 3D, cuando finalicen las obras de ampliación del Centro de Interpretación, situado en la carretera del Camping.

22.– En este punto hablaremos de una ruta de senderismo (8 km. ida y vuelta) que partiendo de Castañar llega a los milenarios Castaños de Calabazas, declarados Árboles Singulares por la Junta de Extremadura y que acaba en las Chorreras de Calabazas.

23.–Llegamos a la última población que nos encontraremos en esta ruta, Navalvillar de Ibor. Tiene fama en la comarca por sus deliciosos quesos y sus bellos bordados. Si accedemos a la plaza, podremos visitar el museo etnográfico situado en la planta baja del ayuntamiento, dónde se recrea con todo detalle la forma de vida antigua de las gentes del lugar. Situada en un enclave privilegiado, recomendamos la estancia en la misma a aquellos amantes de la naturaleza que deseen descubrir la riqueza natural que la rodea.
24.– Hermosa ruta de senderismo (aprox. 14 km. ida y vuelta) que, partiendo de la población de Navalvillar de Ibor, accede al espectacular Valle del Hospital del Obispo por la ladera de umbría del Camorro de Navalvillar.
25.– Garganta Salóbriga. Espectacular encajonamiento de agua permanente al que puede accederse fácilmente por la antigua carretera que unía Navalvillar con Castañar. Posee un impresionante bosque de ribera en el que podemos encontrar alisos, chopos, loros y acebos.

RUTA ALTERNATIVA: SALIDA A LA N-V POR OROPESA.

Podemos realizar parte de la ruta anterior hasta Villar del Pedroso y si vamos camino de Madrid, salir a la N-V por la población de Oropesa. El resto de los puntos interesantes de la ruta a partir de Villar del Pedroso, dónde nos desviariamos y hasta la autopista serían, cvomo aparece en el plano:

26.– Volvemos a Villar para retomar la carretera hacia Puente del Arzobispo, ya en la provincia de Toledo. Esta localidad es conocida su tradición en la realización de cerámica artesana. Podremos visitar alguno de sus talleres artesanos y comprar en sus tiendas de cerámica.
Para visitar destacamos el puente sobre el río Tajo, monumento principal de la localidad, del siglo XIV, de arquitectura gótica y once ojos y en perfecto estado de conservación. También el Convento de Franciscanos, del S. XVII. El Rollo– Picota que data del S. XIV, los Molinos de Santa Catalina construidos entre los siglos XII-XV a base de mampuesto de granito, La Iglesia de Santa Catalina, de estilo gótico y mudéjar (S. XIV-XVI) y otros conventos y palacetes distribuídos por la población.

27.– Seguimos ruta a continuación hacia Oropesa. Visitar y descubrir esta población es acercarse a una villa medieval salpicada de monumentales conventos, iglesias y palacios. Hoy en día, sus imponentes edificaciones son los testigos que nos hablan de su pasado histórico: el Castillo, la Iglesia de San Bernardo, conocida como La Compañía, la Iglesia Parroquial de la Asunción, diversos conventos que salpican la villa y otros edificios de carácter civil, completan una localidad monumental rodeada de un entorno natural de enorme belleza.

0001 (2)00020003

Anuncios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: